Inicio Capellán
Proyecto Pastoral

boton-atras

 

JuanPabloII01

Es importante conjugar el Proyecto Educativo Institucional (PEI) con el Proyecto Pastoral del colegio, animados por un único espíritu, finalidad, contenido y estilo. Evitando así la común disociación entre educación y evangelización. Por eso, asumiremos el slogan de “Evangelizar Educando, y Educar Evangelizando”. Así se pretende afirmar que la pastoral se caracterizará por su modalidad educativa y que la pedagogía que se aplicará se distinguirá por su constante finalidad pastoral.

 

Es fundamental subrayar que la figura que se deduce como modelo de formación de personas y que domina todo el proyecto educativo-pastoral es Cristo, el hombre perfecto. El Señor es la revelación de Dios, pero es también la revelación del hombre. El vino al mundo para enseñarnos qué significa ser persona humana. Cada joven, entonces, descubrirá al interior del sistema educativo del Colegio que está llamado a ser otro Cristo, ya que “todo el que sigue al Señor, el hombre perfecto, se perfecciona cada vez más en su propia dignidad de hombre” (Gaudium et Spes, nº 14)

 

La finalidad del proyecto educativo será, por lo tanto, humana y cristiana. Mirará a la maduración y promoción de los valores más específicamente humanos y, en continuidad con ellos, desarrollará la dimensión religiosa y cristiana. Se atenderá así a dos aspectos esenciales de la vocación del hombre, tal como está trazada en el proyecto de Dios. Procurará construir la unidad de la persona desarrollando en su núcleo la fe, como motivo vital y como idea unificadora. Procurará, a su vez, incidir en el ambiente global, mediante el esfuerzo por transformar la realidad social en la que viven los jóvenes.

 

Esta fusión entre Proyecto Educativo y Proyecto Pastoral se expresa en el lema del colegio “DUC IN ALTUM”, que significa “Remar Mar Adentro”, es decir, se enfatiza la formación integral de la persona que le permita alcanzar una madurez cristiana y realizar un proyecto de vida, incorporándose a la sociedad en forma constructiva.

 

El Papa Juan Pablo II al expresar esta frase invita a enfrentar los desafíos de la vida, trabajando con esfuerzo, asumiendo los sacrificios, superando las dificultades, perseverando en la búsqueda de soluciones, y la fidelidad a su convicciones religiosas.

 

Destaca también la pertenencia de la persona a una familia humana y cristiana.

 

boton-atras

 
Colegio Juan Pablo II de Arica, Desarrollado por el Departamento de Informática